Los rostros de la Tierra

Día Nacional de la Santa Sede, 11 junio 2015

Print Mail Pdf
compartir  Facebook   Twitter   Technorati   Delicious   Yahoo Bookmark   Google Bookmark   Microsoft Live   Ok Notizie

expocortile

El “Atrio de los Gentiles" en la Expo de Milán 2015 – Los rostros de la Tierra

 

Desde hace milenios nos referimos a la Tierra con el apelativo de madre, porque dependemos de los bienes que nos ofrece.

San Francesco, en su “Cántico de las Criaturas”, recitaba “Loado seas mi Señor, por nuestra madre tierra” indicando su condicioón de madre generosa, fuente di abundancia y de riquezas naturales, y dando una imagen del mundo serena y armoniosa gracias a la hermandad de todas las criaturas y elementos naturales.

En la tradición judeo-cristiana se transmite una imagen fecunda y positiva de la madre tierra, que sustenta la visión religiosa de la materialidad y la corporeidad, que marca profundamente los rostros de la humanidad y de la tierra.

El rostro de la naturaleza no siempre se presenta benigno. En su larga historia, la humanidad ha tenido que defenderse de calamidades y catástrofes de origen natural. 

Y sin embargo, la calamidad peor que sigue afligiéndonos hoy, -la insuficiencia de alimento y de agua para mantener con vida a los habitantes del planeta – no se debe a la rostro maligno de la tierra. 

El mismo Papa Francisco, en la inauguración de la Expo, ha dirigido un ardiente llamado para que se recupere la “conciencia de los rostros, comenzando con los rostros “de millones de personas que hoy tienen hambre, y mañana no comerán de manera digna de un ser humano”. Ha denunciado la “paradoja de la abundancia" en virtud de la cual mientras la tierra, que es madre y hermana, nos sigue ofreciendo en abundancia alimento y agua suficiente para todos, asistimos al escándalo del hambre y de la malnturición de pueblos enteros, provocado no por la penuria de alimentos sino por una injuta y desigual distribución de los bienes naturales. 

De todo esto hablarán en la Expo el 11 junio a las 14:30 el Card. Gianfranco RavasiNicolas Hulot y Giuliano Amato, moderados por Monica Maggioni.

 

 

El “Atrio de los Gentiles" en la Expo de Milán 2015 – Los rostros de la Tierra

 

Desde hace milenios nos referimos a la Tierra con el apelativo de madre, porque dependemos de los bienes que nos ofrece.

San Francesco, en su “Cántico de las Criaturas”, recitaba “Loado seas mi Señor, por nuestra madre tierra” indicando su condicioón de madre generosa, fuente di abundancia y de riquezas naturales, y dando una imagen del mundo serena y armoniosa gracias a la hermandad de todas las criaturas y elementos naturales.

En la tradición judeo-cristiana se transmite una imagen fecunda y positiva de la madre tierra, que sustenta la visión religiosa de la materialidad y la corporeidad, que marca profundamente los rostros de la humanidad y de la tierra.

El rostro de la naturaleza no siempre se presenta benigno. En su larga historia, la humanidad ha tenido que defenderse de calamidades y catástrofes de origen natural. 

Y sin embargo, la calamidad peor que sigue afligiéndonos hoy, -la insuficiencia de alimento y de agua para mantener con vida a los habitantes del planeta – no se debe a la rostro maligno de la tierra. 

El mismo Papa Francisco, en la inauguración de la Expo, ha dirigido un ardiente llamado para que se recupere la “conciencia de los rostros, comenzando con los rostros “de millones de personas que hoy tienen hambre, y mañana no comerán de manera digna de un ser humano”. Ha denunciado la “paradoja de la abundancia" en virtud de la cual mientras la tierra, que es madre y hermana, nos sigue ofreciendo en abundancia alimento y agua suficiente para todos, asistimos al escándalo del hambre y de la malnturición de pueblos enteros, provocado no por la penuria de alimentos sino por una injuta y desigual distribución de los bienes naturalesx. 

De todo esto hablarán en la Expo el 11 junio a las 14:30 el Card. Gianfranco RavasiNicolas Hulot y Giuliano Amato, moderados por Monica Maggioni.

El “Atrio de los Gentiles" en la Expo de Milán 2015 – Los rostros de la Tierra

 

Desde hace milenios nos referimos a la Tierra con el apelativo de madre, porque dependemos de los bienes que nos ofrece.

San Francesco, en su “Cántico de las Criaturas”, recitaba “Loado seas mi Señor, por nuestra madre tierra” indicando su condicioón de madre generosa, fuente di abundancia y de riquezas naturales, y dando una imagen del mundo serena y armoniosa gracias a la hermandad de todas las criaturas y elementos naturales.

En la tradición judeo-cristiana se transmite una imagen fecunda y positiva de la madre tierra, que sustenta la visión religiosa de la materialidad y la corporeidad, que marca profundamente los rostros de la humanidad y de la tierra.

El rostro de la naturaleza no siempre se presenta benigno. En su larga historia, la humanidad ha tenido que defenderse de calamidades y catástrofes de origen natural. 

Y sin embargo, la calamidad peor que sigue afligiéndonos hoy, -la insuficiencia de alimento y de agua para mantener con vida a los habitantes del planeta – no se debe a la rostro maligno de la tierra. 

El mismo Papa Francisco, en la inauguración de la Expo, ha dirigido un ardiente llamado para que se recupere la “conciencia de los rostros, comenzando con los rostros “de millones de personas que hoy tienen hambre, y mañana no comerán de manera digna de un ser humano”. Ha denunciado la “paradoja de la abundancia" en virtud de la cual mientras la tierra, que es madre y hermana, nos sigue ofreciendo en abundancia alimento y agua suficiente para todos, asistimos al escándalo del hambre y de la malnturición de pueblos enteros, provocado no por la penuria de alimentos sino por una injuta y desigual distribución de los bienes naturalesx. 

De todo esto hablarán en la Expo el 11 junio a las 14:30 el Card. Gianfranco RavasiNicolas Hulot y Giuliano Amato, moderados por Monica Maggioni.

El “Atrio de los Gentiles" en la Expo de Milán 2015 – Los rostros de la Tierra

 

Desde hace milenios nos referimos a la Tierra con el apelativo de madre, porque dependemos de los bienes que nos ofrece.

San Francesco, en su “Cántico de las Criaturas”, recitaba “Loado seas mi Señor, por nuestra madre tierra” indicando su condicioón de madre generosa, fuente di abundancia y de riquezas naturales, y dando una imagen del mundo serena y armoniosa gracias a la hermandad de todas las criaturas y elementos naturales.

En la tradición judeo-cristiana se transmite una imagen fecunda y positiva de la madre tierra, que sustenta la visión religiosa de la materialidad y la corporeidad, que marca profundamente los rostros de la humanidad y de la tierra.

El rostro de la naturaleza no siempre se presenta benigno. En su larga historia, la humanidad ha tenido que defenderse de calamidades y catástrofes de origen natural. 

Y sin embargo, la calamidad peor que sigue afligiéndonos hoy, -la insuficiencia de alimento y de agua para mantener con vida a los habitantes del planeta – no se debe a la rostro maligno de la tierra. 

El mismo Papa Francisco, en la inauguración de la Expo, ha dirigido un ardiente llamado para que se recupere la “conciencia de los rostros, comenzando con los rostros “de millones de personas que hoy tienen hambre, y mañana no comerán de manera digna de un ser humano”. Ha denunciado la “paradoja de la abundancia" en virtud de la cual mientras la tierra, que es madre y hermana, nos sigue ofreciendo en abundancia alimento y agua suficiente para todos, asistimos al escándalo del hambre y de la malnturición de pueblos enteros, provocado no por la penuria de alimentos sino por una injuta y desigual distribución de los bienes naturalesx. 

De todo esto hablarán en la Expo el 11 junio a las 14:30 el Card. Gianfranco RavasiNicolas Hulot y Giuliano Amato, moderados por Monica Maggioni.


Más sobre el Día Nacional

El Día Nacional (National Day) de la Santa Sede en la Expo Milán 2015 es el próximo jueves 11 de junio. Ese día se realizarán dos eventos en el Auditorio de la Expo. El primero, "No sólo de... Leer más