LA CONSULTA JUVENIL

Print Mail Pdf
compartir  Facebook   Twitter   Technorati   Delicious   Yahoo Bookmark   Google Bookmark   Microsoft Live   Ok Notizie

consultag1 La Consulta

Voz y punto de vista de los jóvenes dentro del Consejo Pontificio de la Cultura.

Once chicos y once chicas de entre 18 y 27 años, creyentes y no creyentes, son los miembros que componen la Consulta Juvenil del Consejo Pontificio de la Cultura, querida y creada por S.E. el Cardenal Gianfranco Ravasi para representar la voz y el punto de vista de los jóvenes sobre los grandes temas culturales de interés para el Dicasterio, la Iglesia y la sociedad contemporánea.

Reunida por primera vez el 18 de febrero de 2019, la Consulta Juvenil es un órgano permanente que ofrece una contribución activa y crítica a las actividades y proyectos del Consejo Pontificio de la Cultura, formulando opiniones y propuestas sobre cuestiones e iniciativas relativas al mundo de los jóvenes. El Manifiesto de la Consulta Juvenil traza las líneas de su acción con respecto a las dificultades de las generaciones más jóvenes: escuchar para comprender, dialogar para encontrarse y construir para superar.

Para asegurar un enfoque multidisciplinar en su trabajo y representar las macro-áreas de interés del Consejo Pontificio de la Cultura, la Consulta Juvenil se divide en cuatro áreas temáticas, verdaderos grupos de trabajo sobre temas específicos, a saber: Actualidad, Cultura, Ciencias y Espiritualidad. Cada área temática es liderada por un miembro de la Junta Directiva, órgano electo anualmente que establece y dirige la Consulta de acuerdo con el principio de liderazgo compartido.

Los veintidós miembros, seleccionados en base a sus perfiles académicos y sus habilidades personales, destacan por su pasión, creatividad, ambición y compromiso en diferentes campos y contextos. Un grupo heterogéneo, con caminos y perspectivas diferentes, unidos por una cosa: la voluntad de dar voz a su generación, conscientes de que el compromiso concreto, la investigación y la participación activa son requisitos fundamentales para afrontar las perspectivas y retos del futuro.

Entre los jóvenes miembros se encuentran, por tanto, estudiantes de bachillerato clásico y artístico y universitarios de Derecho, Economía, Patrimonio Cultural, Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales, pero también Psicología, Historia Medieval y Paleografía. No faltan los caminos científicos, con licenciados en Ingeniería Médica e Ingeniería Ambiental, así como apasionados de la Bioética y la Biotecnología.

Son deportistas, músicos, amantes de la literatura o la fotografía; escriben en blogs y periódicos online, colaboran con asociaciones e institutos de investigación, llevan a cabo voluntariado en el extranjero y sueñan con carreras diplomáticas, en el mundo de la información, en la política o en los negocios. Algunos de ellos nacieron en Roma y se trasladaron a otros lugares en Europa para continuar sus estudios; otros provienen de diferentes regiones de Italia y han elegido la capital como base para su trayectoria académica y de vida.

El Papa Francisco, en un discurso dirigido a la Congregación del Clero en junio de 2017, afirmaba que a menudo “los jóvenes son juzgados de una manera un tanto superficial y con demasiada facilidad se les etiqueta como una generación líquida, desprovista de pasiones e ideales”. Después, destacaba la importancia de “reconocer que los jóvenes son capaces de apostar firmemente por la vida e implicarse con generosidad; de mirar hacia el futuro y de ser, así, un antídoto contra la resignación y la pérdida de esperanza que marca nuestra sociedad; de ser creativos e imaginativos, valientes para cambiar, magnánimos a la hora de gastarse por los demás o por ideales como la solidaridad, la justicia y la paz. Con todas sus limitaciones, son siempre un recurso”.

Los miembros de la Consulta Juvenil representan, sin duda, a esos jóvenes proactivos, valientes, generosos y apasionados de los que habla el Santo Padre.

Para mayor información sobre cada uno de ellos mirar aquí.